Menú

Inicio - BuenosConsejosParaPadres.com

In English
El contenido comienza aquí

5 pasos para atender a un niño pequeño muy apegado

Por el personal de BuenosConsejosParaPadres.com
Lectura de 6 minutos

Mi hijo quiere que lo cargue todo el tiempo.

"¿Por qué está mi hijo tan apegado a mí?"

"Cuando mi hijo llora quiere que lo cargue, pero si lo hago no puedo hacer más nada".

"Me duelen los brazos y la espalda de tanto cargar a mi hijo todo el tiempo ".

"Llora muchísimo cada vez que salgo de la habitación".

"¡Me tomó 30 minutos dejar a mi hijo en la guardería!"

¿Le suena familiar esto? Si es así, no está sola. Si su hijo quiere estar en contacto físico todo el tiempo con usted, tratar de hacer otra cosa puede ser agotador. Si su hijo es muy apegado a usted, eso significa que usted ha hecho un buen trabajo para hacer que se sienta seguro con usted. Cuando tiene miedo o se enfrenta a situaciones que le parecen impredecibles, su niño demasiado apegado básicamente le está diciendo: "¡Oye, necesito un poco más de apoyo!"

Qué son el apego excesivo y la ansiedad de separación

El apego excesivo es una reacción natural de los niños que experimentan ansiedad de separación, o miedo de que le separen de una persona en la que confían. La ansiedad de separación tiende a ser más fuerte entre los 9 y 18 meses de edad, y por lo general mejora cuando el niño tiene 3 años. Estas etapas se corresponden a las fases del desarrollo de un niño pequeño.

A alrededor de los 9 meses, un bebé se da cuenta por primera vez que usted realmente se ha ido cuando no le puede ver. Puede llorar cuando usted sale de la habitación o negarse a dormir a menos que usted esté cerca. Aún no ha aprendido lo que se conoce como "permanencia del objeto", es decir, que los objetos existen aunque él no los pueda ver. Aun cuando un niño pequeño entiende este concepto, todavía dependerá de usted para que le ayude y se puede frustrar si no le ve cuando le necesita. De repente, su niño pequeño independiente se torna en un niño demasiado apegado que no le suelta.

En última instancia, el niño que experimenta ansiedad de separación teme que usted se vaya y no regrese. Algunos niños se vuelven demasiado apegados y lloran durante las despedidas, por ejemplo al dejarlos en la guardería. Otros son muy apegados durante el día y especialmente a la hora de dormir. Como padre, su primer trabajo es determinar por qué su hijo tiene apego excesivo para que pueda ayudarle a superarlo.

La ansiedad de separación no es la única causa del apego excesivo. Un niño puede ser demasiado apegado cuando está cansado, tiene hambre o se sale de su rutina. Los cambios físicos, como la aparición de dientes nuevos o sentirse enfermos, también pueden hacer que un niño se queje más o se apegue más de lo normal. Si pareciera que estas no son las causas del comportamiento de apego excesivo de su hijo, trate de identificar si hay alguna otra razón que explique el porqué está intranquilo. ¿Hay personas nuevas alrededor, o están en un lugar nuevo? ¿Ha habido algún cambio en actividades en la casa? ¿Será posible que su hijo esté sintiendo que algo está pasando con otros miembros de la familia? Los cambios como estos pueden afectar el comportamiento de su niño.Los niños se apegan demasiado por muchas razones.

Plan de acción de 5 pasos en casa para los niños pequeños muy apegados

Muchos padres quieren un plan de acción que puedan seguir cuando el apego excesivo de sus niños pequeños se torna imposible de manejar en casa. Una vez que sepa que su hijo no está lastimado, enfermo o realmente perturbado, es aceptable no rendirse ante sus demandas de que lo cargue. También puede ofrecerle apoyo y reconfortarlo de otras maneras. Entonces, ¿qué puede hacer?

1

Deténgase y escuche.

Cuando su hijo busca su atención, agáchese a su nivel y establezca contacto visual. Esto les comunica que usted está escuchando y lo debe calmar porque le está prestando atención. Trate de no rechazarlo pues esto puede hacerle dudar sobre si debe acudir a usted en el futuro.

2

Determine el problema y comunique seguridad.

Hable con su niño sobre por qué quiere que lo cargue. Los niños pequeños no tienen las destrezas emocionales ni el vocabulario para expresar sus sentimientos y necesidades. Puede ayudar enseñándole algunas palabras y estrategias que puede usar. "¿Estás cansado y no quieres terminar el juego? ¿Por qué no te acuestas aquí con tu peluche un ratito? Voy a estar aquí donde me puedes ver".

3

Reconfórtelo.

Una manera en la que el niño busca afecto es quejándose y queriendo estar muy apegado a usted. Es difícil continuar dando abrazos cuando usted está agotado por las repetidas demandas de atención. Una manera de ayudar a su hijo a sentirse más seguro es "almacenando" abrazos y besos en las manos del niño o en un peluche o cobijita preferida. Puede decirle: "Así tienes abrazos y besos justo aquí para cuando los quieras. Mañana te añado más para que nunca se te acaben".

4

Siga hablando.

A menudo, el niño querrá que lo cargue cuando usted esté haciendo otras actividades. En esos momentos, descríbale a su hijo lo que está haciendo y por qué no puede cargarlo en ese momento. Puede decir: "Mamá está usando un cuchillo filoso para cortar las zanahorias, así que no te puedo cargar ahora. ¡Pero estoy aquí mismo! Y pronto vamos a cenar juntos". Haga lo posible por mantenerse calmado y háblele en una voz reconfortante. También puede hacerle preguntas a su hijo para redirigir su atención y hacerle partícipe de lo que usted está haciendo. Por ejemplo, si usted está cocinando, puede decirle: "¿qué te gustan más, las zanahorias o los guisantes? ¡A mí me gustan los dos!"

5

Tenga paciencia.

Los niños pequeños aprenden y se desarrollan increíblemente rápido, pero a veces parece que nunca dejan de estar demasiado apegados. Si el apego excesivo se ha convertido en un hábito con su hijo, sea firme pero paciente. Dele a su hijo mucha atención y halague el buen comportamiento, pero sea firme sobre no cargarlo como recompensa por quejarse.


Maneras de reconfortar a un niño demasiado apegado
Consejo

Sea persistente y encuentre las soluciones correctas que funcionen para usted y su hijo. Recuerde que esta fase pasará.

Cómo evitar las despedidas muy apegadas

Muchos niños que en casa están de lo más bien muestran apego excesivo a la hora de las despedidas. Podrían tornarse ansiosos y no cooperar cuando los padres se están preparando para irse a trabajar o cuando es hora de ir a la guardería. Las despedidas apegadas tienden a ser con gritos y llantos, difíciles de parar y dolorosas para los padres y los hijos.

Aquí le damos cinco estrategias para ayudar a preparar a los niños para las transiciones y hacer las despedidas lo más fáciles posibles.

1

Cree una rutina familiar.

Children do best when they are secure and know what to expect. A morning routine where you do everything in the same order helps a toddler know what's coming next. For example, "Now it's time to finish breakfast. Now we put on your shoes. Now we go to the car." Be consistent when it's time for drop-off, too. "Now I give you three kisses, and then I leave for work. I'll see you this afternoon!" Keep the drop-off routine short, sweet, and consistent. For the routine to work make sure you stay calm, use a friendly and firm tone, don't criticize or threaten punishment, and reiterate that you will be back to pick him up.

2

Preste atención.

Cuando deja a un niño pequeño en la guardería o con una niñera, siempre ponga toda su atención en la despedida. Demuestre cariño y afecto y siempre dígale a su hijo que va a regresar. Luego dígale adiós rápido y váyase. El niño dejará de quejarse más rápido si usted no se queda.

3

Váyase sin darse la vuelta.

Resista la tentación de darse la vuelta para ver cómo está su hijo. Al verle regresar el niño se pondrá aun más ansioso y hará que la segunda despedida sea más difícil que la primera.

4

Use el vocabulario de los niños.

A menudo los niños quieren saber cuándo usted regresará, pero no les diga una hora como lo haría con un adulto. En lugar de decirle "regreso a las cinco", dígale "regreso después de que te comas la merienda en la tarde y juegues en el patio".

5

Practique las separaciones.

La práctica lo hace todo más fácil. Programe citas de juego o pídales a sus amigos o familiares que vengan a su casa a cuidar a su hijo por periodos cortos de tiempo. Su niño pequeño ganará confianza a medida que se acostumbre a estar separado de usted. Haláguelo por manejar la separación bien y dele mucho cariño y asegúrele que siempre va a regresar.

Como en todos los retos de la crianza, la consistencia es clave.
Es Bueno Saber Que

Los niños aprenden jugando. Una manera de practicar las rutinas para las despedidas es actuando con peluches o muñecas. Usted y su hijo pueden tomar turnos siendo el padre y el niño probando diferentes maneras de hacerlo sentir seguro. El juego también es una buena manera de ayudar a su hijo a desarrollar un mejor vocabulario para comunicar sus sentimientos y necesidades.

Lo está haciendo bien

La crianza es difícil y cuando uno tiene un niño pequeño demasiado apegado puede ser emocional y físicamente agotador. Sin embargo, su paciencia puede enseñarle a su hijo las destrezas que necesita para ser independiente. ¡Adelante con su buen trabajo y sepa que esta fase de apego excesivo no durará para siempre!

Recuerde también que usted no tiene que hacer esto solo. Si se siente abrumado, obtenga ayuda de su pareja, familiares o amigos. La Línea de Ayuda para Jóvenes de Texas a través del 1-800-989-6884 está disponible para ayudarles a los padres con niños pequeños al igual que adolescentes.

Los abrazos hacen que todos se sientan mejor.

¿Tiene alguna pregunta sobre niño pequeño muy apegado?

Comuníquese con el equipo de BuenosConsejosParaPadres.com.

BuenosConsejosParaPadres.com

Este artículo fue escrito por el personal de BuenosConsejosParaPadres.com.

Artículos relacionados

La crianza es el mejor trabajo y el más difícil. Obtenga consejos para ayudarle a manejarlo todo.
Padres

Estrés en la crianza y el autocuidado

La crianza es el mejor trabajo y el más difícil. Obtenga consejos para ayudarle a manejarlo todo.

¿Cómo detengo el lloriqueo?
Niños pequeños

Comprenda lo que hay detrás del lloriqueo

¿Cómo detengo el lloriqueo?

Los cambios causan estrés, incluso en las buenas épocas, pero la interrupción de las rutinas puede hacer la vida mucho más difícil.
Padres

Cómo lidiar con el COVID-19

Los cambios causan estrés, incluso en las buenas épocas, pero la interrupción de las rutinas puede hacer la vida mucho más difícil.

Obtenga ayuda de los programas locales

Estos programas ofrecen servicios para que los padres y niños fortalezcan a la familia. (Los resultados se muestran en inglés.)